Cabecera de Oliete
Inicio Eventos Reseña
histórica
Datos
económicos
AgroTienda Rutas Lugares
naturales
Bienes de
interés cultural
Galería de
imágenes
Servicios
públicos
 

Bienes de interés cultural de Oliete

Patrimonio Cultural de Aragón
Parque Cultural del Rio Martín
Gran Enciclopedia Aragonesa
Ruta de los Iberos en el Bajo Aragón
Obispado de Teruel
SIPCA Sistema de Información del Patrimonio Cultural Aragonés
   
   
   
Andorra (Teruel)
Ariño (Teruel)
Alloza (Teruel) Estercuel (Teruel)
Alacón (Teruel)
Crivillén (Teruel)
Alcaine (Teruel)
Muniesa (Teruel)
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Portal-capilla de Santa Bárbara

El portal de Santa Bárbara de Oliete es una puerta de entrada al antiguo casco urbano de la población. Se trata del portal occidental de la villa, que sirve de acceso al río. Sobre esta puerta se ha habilitado una capilla abierta. Al construir la capilla desaparecieron los arcos que formaban la estructura del portal, que se ha convertido en un paso adintelado con forjado de madera. La capilla se abre hacia el interior del recinto con un arco de medio punto. Posible salida de emergencia del recinto medieval, por estar escondida y dar acceso directo a las eras.

 
 
 
Portal-capilla del Pilar

El portal del Pilar de Oliete es una puerta de entrada al antiguo casco urbano de la población. Se trata del portal norte del antiguo recinto amurallado. Sobre esta puerta se ha habilitado una capilla abierta. Está situada al interior del arco de la muralla, que es carpanel y de ladrillo. La capilla configura un pasaje con techumbre de madera y se abre intramuros con un gran hueco adintelado que ocupa todo su espesor. Es la capilla más popular y sencilla de las tres existentes en Oliete.

 
 
 
Portal-capilla de los Santos Mártires
Iglesia de Oliete (Teruel)
El portal de los Santos Mártires es una puerta de entrada al antiguo casco urbano de la población. También llamada capilla de los Santos Sabiáin y Sebastián. Sobre esta puerta se ha habilitado una capilla abierta. Dos cuerpos: en el inferior se abren los arcos de la puerta de la muralla, ambos ligeramente rebajados. El cuerpo superior lo compone la capilla, un cuadrado cubierto por bóvedas sobre pechinas que se abre hacia el exterior por un hueco pequeño e intramuros con el clásico balcón abierto formado por un arco rebajado.

 
 
 
Casa de la Donjuana 
casa de la Donjuana de Oliete (Teruel)
La Casa de la Donjuana de Oliete está situada en la plaza de la iglesia de la localidad. Se trata del edificio civil más importante de Oliete. Es una construcción señorial de estilo renacentista del siglo XVI. En un momento dado la casa se dividió en dos:

- La parte dividida donde se inscribe la portada principal ha conservado su fachada original.

- La segunda parte ha mantenido la unidad de la galería de arquillos y el friso decorado, pero la planta baja y la primera se ha enlucido y decorado. Se abrieron dos grandes balcones y puerta de entrada adintelada.

En la actualidad el edificio se estructura en tres plantas:

- En la planta baja, se abre una portada de sillería definida por un gran arco de medio punto flanqueada por columnas anilladas a un tercio de su altura adosadas sobre altos plintos de ladrillo, medallones en las enjutas y friso con motivos geométricos. En el centro se dispone un escudo. Conserva una importante puerta de madera de una hoja y llamador de hierro en forma de lagarto. A la izquierda, vano adintelado enrejado. Sobre la puerta de ingreso se abre un gran balcón y a su izquierda otro de menores dimensiones. Entre ambos se colocó un reloj de sol.

- En el piso superior hay una galería de arcos de medio punto de doble rosca apoyados sobre un friso decorado con motivos clásicos (vegetales, geométricos y cabezas humanas), alguno de ellos cegado. En el extremo occidental, esta galería se prolonga mediante tres arcos escarzanos sobre columnas estriadas.

- Además, un gran alero volado unifica toda la fachada que presenta un quiebro en forma convexa y tiene una importante presencia en la plaza en la que se sitúa. Este quiebro supone la partición en dos de la casa original.

La casa adosada a su derecha conserva la galería de arcos de medio punto, el friso decorado bajo él y el rafe de ladrillo, pero presenta totalmente renovada su planta baja y el primer piso al ser revocado y decorado al gusto neoclásico.

 
 
 
Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora
Iglesia de Oliete (Teruel)
La iglesia de la Asunción de Nuestra Señora de Oliete es destacable el singular campanario de carácter mudéjar.
 
 
 
Ermita de San Bartolomé

La ermita de San Bartolomé de Oliete está situada en el centro de la población. Pudo haber sido una primitiva parroquia. Se trata de una construcción en mampostería y ladrillo. Tiene planta rectangular formada por una nave cubierta con bóveda de cañón apuntado dividida en dos tramos por arcos fajones apuntados. Encalada en el exterior conserva fachada con arco de medio punto en ladrillo de época barroca. La espadaña, campana y cruz fueron añadidas recientemente por donación de una familia de la población.

 
 
 
Ermita del Calvario
Iglesia de Oliete (Teruel)
La ermita del Calvario de Oliete es una construcción de una sola nave, rectangular, prolongada por una cabecera cuadrangular. En un muro aparece la fecha de 1.680. La portada está definida por un arco de medio punto, precedida por un pórtico reconstruido que existiría inicialmente.

 
 
 
Ermita de la Virgen del Cantal

La ermita de la Virgen del Cantal de Oliete es un edificio construido en mampostería y ladrillo, de una sola nave de cuatro tramos cubierta por bóveda de arista, salvo uno que, situado a modo de crucero en el tramo anterior del altar, se cubre con falsa cúpula. Tiene coro alto a los pies, sobre una estructura adintelada.

En el exterior se ubica la espadaña a los pies, de un solo cuerpo, de ladrillo. Los muros están articulados mediante potentes molduras y pilastras adosadas. Presenta un sencillo pórtico a los pies y en la puerta de hierro forjado aparece grabada la fecha de 1.660.

 
 
 
 
Ermita de la Sima de San Pedro

La ermita de la Sima de San Pedro de Oliete es una construcción que forma parte de un conjunto de edificios que componen una masada. Es de mampostería y tiene una nave de tres tramos con arcos fajones en forma de arco apuntado. La fachada, neoclásica, está coronada con una espadaña, tiene una portada de medio punto encuadrada por pilastras y un friso superior, todo ello con relieve muy plano.

 
 
 
Peirón de San Pedro

El peirón de San Pedro es un sencillo pilón configurado por una grada cilíndrica moldurada, que sirve de base al fuste o caña sin un ábaco o basa de transición. El fuste es poligonal aunque de apariencia cilíndrica. El edículo o baldaquino es también muy sencillo: pieza cúbica tallada en sus cuadros lados con cuadrados concéntricos que sirven de marco a un pequeño escudo con una cruz. No presenta una cruz como coronamiento, sino otra pieza cilíndrica.

 
 
 
Molino Harinero

El molino harinero de Oliete es un edificio rectangular, de dos plantas y buhardilla que se abre a través de pequeños vanos cuadrangulares. Un pequeño porche da acceso al edificio, a través de un arco de sillería de gran dovelaje, sin impostas.

En el primer piso, destaca el balcón central, con rejería. Tejado de teja árabe a una vertiente. Se conserva el paso del agua desde la acequia bajo el edificio. De todo el conjunto destaca la portada, en forma de arco de medio punto, en cuya clave coserva un escudo, muy desgastado. En las dovelas, inscripciones con fechas (1591 en una), huellas de sistemas de cerramiento, cruces y rayas. Al interior conserva la maquinaria original.

 
 
 
Pinturas Rupestres del Frontón de la Tía Chula (BIC) 

Las pinturas rupestres del Frontón de la Tía Chula están situadas en un pequeño espacio sobre la superficie vertical de un mogote rocoso que forma parte de un abrupto conjunto de peñascos sobre la margen derecha del Río Martín y en la izquierda del barranco de la Tía Chula.

Las pinturas, de estilo esquemático, cubren un espacio liso de unos 40 cm. de altura y entre 20 y 10 de anchura máxima. El conjunto está formado por cuatro trazos gruesos irregulares de color rojo verticales, cuyas medidas son de 25 cm. de largo de promedio, por un signo formado por tres trazos verticales y otro horizontal que los cierra por su parte superior, que podría denominarse «pectiniforme», un hombrecillo cornudo esquemático a la derecha de los trazos anteriores y dos manchas o signos de apariencia circular, estiliformes o en forma de astro.

Todas las pinturas están realizadas sobre la superficie alterada y patinada de la roca de color amarillento. Son de color rojo. Las pinturas están realizadas en dos momentos distintos, con una pequeña variedad en los colores en las dos manchas o «astros» y responden a dos técnicas diferentes, una en la que se utilizaron pinceles gruesos y gran embebimiento de pigmento y otra de pinceladas finas, rápidas y muy regulares, denunciadas por la figura esquemática humana.

 
 
 
 
Yacimiento Ibérico del Cabezo de San Pedro (BIC)

El despoblado ibérico del Cabezo de San Pedro es un poblado ibérico construido hacia el siglo III a.c. y habitado hasta mediados del siglo I a.c., que conserva importantes restos de fortificaciones.

El yacimiento presenta dos zonas diferenciadas:

- por un lado, un recinto sólidamente fortificado en el extremo del cerro y

- por otro lado, un recinto extramuros que se extiende por el resto de la zona superior del cerro hasta las primeras pendientes del cabezo Calapetre.

El recinto fortificado ocupa el sector sureste del yacimiento. El sistema defensivo se basa en el aprovechamiento de las condiciones del terreno, limitado por dos escarpes y un barranco. Las fortificaciones y un foso de 25 x 7 metros se hallan en la zona Norte, único acceso viable que no está aislado de forma natural.

Junto al foso se levantó una primera línea de muralla, de gran aparejo, con un trazado curvilíneo no impuesto por la naturaleza del terreno y de 4 metros de ancho, lo que facilitaba el camino de ronda. Este muro se rompe al alcanzar la pendiente junto al barranco noreste. Tras la primera muralla se encuentra un espacio libre de construcciones, con excepción de una de las torres del poblado que debió cumplir un importante papel en la defensa del poblado.

La segunda línea de muralla presenta mayor complejidad por la existencia de obras de flanqueo y refuerzo así como por una serie de construcciones como es un lienzo de muralla más antiguo, en fuerte talud, sobre el que se adosa un muro de aparejo más regular y de mayor tamaño, con una torre cuadrada de ángulos abatidos. En el extremo Este de la muralla, pero exenta, se ubica una segunda torre de planta circular, completando este segundo recinto que no llega a aislar totalmente el núcleo interior habitado.

Otra de las torres existentes se encuentra en la parte central de la fortificación, adosada al lienzo pero sin formar parte de él. Esta torre es de forma rectangular, con los ángulos exteriores abatidos, redondeados mediante la talla de los bloques, con el fin de obtener mayor resistencia a los proyectiles lanzados por los agresores y suprimir los ángulos muertos en el tiro y la vigilancia. Presenta un notable ataludamiento y, por tanto, un estrechamiento progresivo de la planta.

El sistema de fortificación de este poblado, muestra la adopción de novedades al tener que hacer frente a ejércitos dotados de modernas maquinarias de asalto.

 
 
 
 
 
Yacimiento Ibérico de El Palomar (BIC)
Poblado ibérico de El Palomar de Oliete (Teruel)

El despoblado ibérico de El Palomar se sitúa en Oliete, cerca del despoblado ibérico del Cabezo de San Pedro. Fue ocupado hacia el siglo III a.c y abandonado, según las excavaciones, en el siglo I a.c.

Contiene los restos de un pequeño poblado ibérico fortificado. Su superficie es de 0.3 hectáreas y es uno de los más importantes yacimientos para el conocimiento de la cultura ibérica en la provincia de Teruel.

El poblado se organizaba en torno a una vía central, en cuyos laterales se disponían viviendas. Se rodeaba de una muralla de la que se conservan restos de los torreones. Su fortificación pone de manifiesto la adopción de los sistemas y las técnicas defensivas helenísticas por parte de las poblaciones ibéricas.

Las viviendas estudiadas son de piedra caliza y aparejo irregular, con adobe en la parte superior, cubiertas por maderas y cañas. Tenían dos plantas, cumpliendo la inferior la función de almacén o bodega y la superior de vivienda.

Una de las áreas de excavación corresponde a una necrópolis visigoda en la que se localizaron nueve tumbas construidas con lajas de piedra. Una de las tumbas es doble, conteniendo adulto y un niño de 1 ó 2 años colocado sobre su pecho. De los 10 individuos enterrados dos son niños y cuatro adultos (dos mujeres y dos varones). Carecen normalmente de ajuar excepto algunas hebillas y anillos de bronce. En una de las tumbas se conservan restos de un ataúd de madera.

Durante su excavación se han encontrado importantes restos de cerámica con decoración de tipo ibérico y restos de cerámica que imitan a la romana. Gran parte de esta cerámica aparece pintada con motivos geométricos como bandas, semicírculos y círculos concéntricos, ajedrezados, retículas, estilizaciones vegetales y motivos figurados.

Se han recogido de igual forma, gran número de monedas y objetos en hierro como clavos, hachas, cencerros y otras en bronce como fíbulas, aros, argollas o placas de cinturón. Es también abundante el material realizado en piedra: molinos, morteros y lajas de piedra con decoración grabada.

La primera excavación la dirigió el profesor Galiay. Los resultados de estas excavaciones fueron estudiados y publicados por Antonio Beltrán en 1958. El Museo Arqueológico de Teruel realizó excavaciones periódicas desde 1977 hasta 1982, centradas en el estudio de las viviendas y la urbanística del poblado.

El yacimiento y las conclusiones de su estudio se pueden conocer gracias al Centro de Interpretación que se localiza en la carretera Oliete-Teruel. El Centro describe de manera didáctica el yacimiento por medio de audiovisuales, un programa multimedia, y una exposición de piezas originales, reproducciones y maquetas.

 
 
 
 
 
Necrópolis Tumular en la Era de los Moros (BIC)

El yacimiento de la Era de los Moros de Oliete es una necrópolis tumular adscrita a la Primera Edad de Hierro. Su importancia se debe tanto a su estado de conservación como a que no se conocen más enterramientos de esa época en la zona en la que están ubicados.

La necrópolis la componen varios túmulos de distintos tamaños y diversa tipología en cuanto a su planta que puede ser cuadrada, rectangular o circular. De alguno de ellos sólo se conserva la planta, apreciándose en algunos el muro exterior construido con piedras de mayor tamaño que las que aparecen cubriéndolos en su parte superior; otros conservan parte del túmulo que los cubría.

Tras los sondeos practicados en el año 2004 se ha avanzado en una interpretación provisional de las cimentaciones de aspecto tumuliforme, posiblemente relacionadas con la ocupación de un edificio de tipo defensivo semejante a un fortín militar, que pudo dar albergue a tropas durante el período de las Guerras Carlistas, momento histórico con gran actividad en la zona del Bajo Aragón. En este caso también se observaría un reaprovechamiento posterior de los bloques de piedra trabajados para confeccionar corrales o muros de contención en bancales, a juzgar por el estado de conservación del inmueble.

 
 
 
Centro de Interpretación de las Actividades Económicas de la Cultura Ibérica
Centro deInterpretación de Oliete (Teruel)
 
 
 
 
 
 
 
Arte Rupestre Levantino
Mapa del Arte Rupestre Levantino en España
El arte rupestre levantino es un bien cultural que está considerado Patrimonio de la Humanidad por declaración de la UNESCO en el año 1998. Joan Cabré (Calaceite, 1882) fué el primero que estudio e identificó este arte. Se trata de un conjunto de unas 800 cuevas, abrigos y covachos de 16 diferentes provincias de la Peninsula Ibérica. Su antiguedad estimada está situada cronologicamente entre los años 10.000 a.C. hasta los 4.450 a.C. Su nombre formal es: Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Iberica. Se expresa fundamentalmente a través de pinturas. 
 
 
 
Parque Cultural del Río Martín